Juan José Folguerá Crespo, 1º Premio Searus-1994


JUAN JOSÉ FOLGUERÁ CRESPO

Nota Biográfica (1)

          Aunque sus obras y distinciones son poco conocidas en España, entre ellas podemos citar:
          -Premio Ángaro de poesía 1993 con el libro Las Espuelas.
          -Premio Searus de poesía con el poema Parte de campaña del capitán Vicente Huidobro.
          -Autor del poemario Los Dados, de próxima aparición.
          -Traductor al castellano de los Cuatro cuartetos (Fourt quartets, 1935-1943) del dramaturgo británico de origen norteamericano Thomas Stearns Eliot.
          -Premio nacional de literatura en Argentina.

Los Palacios y Villafranca, noviembre de 1995.


Nota Biográfica (2)

          Juan José Folguerá nació en Argentina (Corrientes, 1940), pero casi la mitad de su vida va transcurriendo entre nosotros. Así que es, además, español.
          Conoce con hondura nuestros autores clásicos y lo mejor de la poesía universal, que lee insaciable y traduce al castellano. Pronto verá la luz una versión del poema T. S. Eliot.
          En 1993 publica Saberse río y Las Espuelas en 1994, con el que obtuvo el Premio Ángaro.

Reseña biográfica tomada de la Antología 25 años de Poesía Searus, 2002




Obra: “PARTE DE CAMPAÑA DEL CAPITÁN
VICENTE HUIDOBRO”
1º Premio, XVII Certamen de Poesía Searus, 1994



(Avanzadilla de la Columna Leclerc,
pasado Ivry-sur-Seine, 24 de agosto de 1944)


Mi coronel. Informo respetuosa-
mente que el cielo insiste en ser azul.
Toda Francia se ha vuelto contagiosa.
Un roble disfrazado de abedul

(que es mi contacto con la Resistencia)
cruza inerme la línea noche y día.
Dice que no le importa su existencia
ni la Luftwaffe ni la artillería.

Bajo las ruedas el camino rueda.
Nos empujan los tréboles. Me da
cordita perfumada la reseda.
Este verano nunca acabará.

Mi coronel. Los pájaros se enganchan
como furrieles en mi compañía.
Son gargantas espléndidas. Ensanchan
los corazones con su algarabía.

Sé de fuente segura (es una fuente
de agua muy pura) que anda el alemán
en retirada gris por todo el frente.
Muere el águila. Queda el alacrán.

Mi coronel. Las bajas que tenemos
nos dan alcance en cuanto nos paramos.
Llegan a pie y con fuerza a donde estemos
porque no ignoran hacia dónde vamos.

Las nubes son más lentas que nosotros
aunque ellas vuelan y nosotros no.
Pero qué bien galopan estos potros
de cremalleras y de nutrición.

Mi coronel. Dejamos una estela
de luz insomne cuando se hunde el sol.
La luna en alto es nuestra escarapela
por si no basta con la tricolor.

Mi coronel. Ya casi hemos llegado.
No nos queda enemigo que batir.
Puedo estar muerto pero no cansado.
Se ven claras las torres de París.

Se oyen las torres de París. Se escucha
un tiroteo de liberación.
París está en la calle. París lucha.
No nos espera. Canta su canción.

Mi coronel. Estoy emocionado.
Chileno soy. Soy francés.
No me traduzco ese rumor sagrado
de pueblo en armas que ha resuelto arder.

Fui checo en Praga el año 38
y en un barrio de Belfast irlandés.
Aprendí libertad en el Mapocho
y solidaridad en el Yang Tse.

Soy español también. Allá en España
como otros muchos empuñé el fusil.
Nos ahogó la odiosa telaraña
que ahora estamos desgarrando aquí.

Pero ante todo he sido y soy poeta
con agravantes y sin remisión.
Sujetaré este parte en la torreta
de mi blindado como confesión.

Mi coronel. Espero respetuosa-
mente órdenes antes de partir.
Mi gente está dispuesta y muy ansiada
porque se ven las torres de París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario