Roscos duros, dulce típico de Semana Santa.

Dulce típico y tradicional que la mayoría de las familias del pueblo realizaban de forma artesanal, en Semana Santa, hasta los años 70. En los días previos a las referidas fiestas se hacía la masa y se les daba forma a los roscos; en papel de “estraza” y colocados éstos en las denominadas “torteras” (bandejas de metal) se llevaban a las panaderías que en cada barrio había en aquellos años. Debido a la demanda que existía para usar los hornos de leña de las panaderías, se debía pedir cita con mucha antelación, acordando la hora y el día para hornear la masa de roscos duros. El “maestro pala” de cada panadería era el encargado de introducir las torteras en el horno, previamente marcadas con el nombre de sus dueñas, y sacarlas cuando consideraba que ya estaban suficientemente horneados los roscos.
Un ritual envolvía el día en el que se realizaban los roscos en las casas. Se hacían una gran cantidad, con la intención de que durasen antes, durante y largo tiempo después de Semana Santa. Los roscos, una vez fríos y bien empaquetados y guardados, duran bastante tiempo.


En Los Palacios y Villafranca aún se siguen haciendo casi de forma artesanal. La confitería Cristo de La Veracruz los distribuye por distintos despachos de venta de pan: Tienda de Carmen Cañiza (calle Jaén), panadería Ramos el “Alemán” (calle Samaniego), panadería “El Alemán” (frente a loterías Mateíto), pandería COPAN (calle Larra), etc.


Foto: Comer con poco.

INGREDIENTES:

Aceite de oliva, azúcar, huevos, harina, matalauva, canela, ajonjolí, ralladura de limón, anís, levadura:
Cantidad aproximada, porque cada "maestrillo tiene su librillo".


Foto: myTaste

PROCEDIMIENTO:

1.-Freímos aceite de oliva con una muñequilla de matalauva, añadimos también un trozo de la cáscara de un limón. Lo dejamos enfriar y lo colamos.
Matalauva

2.-Lavamos varios limones y los rallamos, sin llegar a lo blanco.

3.-En un recipiente batimos los huevos junto con el azúcar. Una vez que estén bien mezclados añadimos aceite y seguimos batiendo, hasta que todo esté bien ligado.
Foto: Con una pizca de cariño

4.-Añadimos la canela y el ajonjolí que previamente habremos tostado un poco en una sartén y removemos toda la masa, procurando que quede bien mezclado.
Foto: Un gato en mi cocina

5.-En este momento añadimos la harina, la levadura y comenzamos a amasar. Si es preciso podemos añadir un poco más de aceite. Cuando la masa no se pegue a las manos ni al fondo del lebrillo que estamos usando como recipiente para hacer la masa y consideremos que está maleable, habremos conseguido que la masa está en su punto.

6.-Una vez hecha la masa, le damos forma a los roscos y los colocamos sobre la bandeja del horno, que habremos cubierto con papel de aluminio. Con el horno a una temperatura de 200º los mantenemos dentro unos 20 minutos. Sabremos que están listos si se despegan fácilmente del papel de la bandeja. Los dejamos enfriar y ya están listos para ser degustados.
Foto: Confitería Cristo de la Vera Cruz

Cementerio construido en 1786 junto a la Parroquia Santa María la Blanca.

Fachada lateral derecha y “porche” de la Iglesia Mayor Santa María La Blanca en 1957. La puerta, cancela de barrotes de hierro y arco de medio punto que se aprecia en la fotografía daba acceso a un pequeño cementerio construido en 1786 que se extendía por la parte exterior trasera y lateral de la iglesia. Dicho cementerio fue edificado fuera de la iglesia para evitar problemas de salubridad e higiene de la población, dado que en aquella época la peste hizo estragos en la ciudadanía y los cadáveres se apilaban en el interior de las capillas e iglesias. El mencionado camposanto junto con su pequeña capilla estaba situado en los terrenos en los que años más tarde se edificaron las escuelas parroquiales (actual salón parroquial), la casa del cura y oficinas de la parroquia. La puerta principal por donde se accedía al mencionado cementerio, primero existente en Los Palacios y Villafranca, estaba situada en la calle Andrés Bernáldez (antigua “Del Hospital”). Por tanto, la cancela situada en el porche de la Iglesia era una entrada secundaria al cementerio del siglo XVIII.
Porche de la Iglesia Santa María la Blanca. Foto: Diario ABC, 1957

La cruz y la puerta con cancela de barrotes de hierro que aparecen en la fachada derecha de la puerta principal de la Parroquia Santa María La Blanca en la foto del año 1957 fue quitada una, tapada y transformada en una ventana la otra en el año 1959, cuando en el solar que rodeaba la iglesia se construyó la vivienda y oficinas del párroco Juan Antonio Tardío. En los trabajos de realización de cimientos y excavación de un pozo ciego se hallaron esqueletos y restos humanos, que daban testimonio de la existencia en el referido lugar del cementerio construido en el año 1786. Con anterioridad a la construcción de la vivienda, el cura habitaba una casita situada en la huerta “Bustillo”. 

Porche de la Iglesia Santa María la Blanca en la actualidad. 

La referida cancela de hierro del viejo cementerio se reutilizó, instalándose en la puerta que comunicaba las dependencias de la parroquia con un pequeño patio, que a su vez daba acceso al patio principal de lo que durante muchos años se llamó escuelas parroquiales y que en la actualidad son los salones parroquiales.


Debido a las epidemias que asolaron a la villa de forma cíclica en el sigo XIX, las autoridades forzaron a la población a enterrar a los difuntos fuera de la población, hecho que se produjo en nuestro pueblo a partir del año 1854, cuando se comenzó a usar el Camposanto San José, situado muy a las afueras de la localidad. Así, el cementerio situado en los aledaños de la parroquia Mayor Santa María la Blanca tuvo una existencia de casi un siglo, desde 1786 hasta 1854 año que entró en servicio, como se ha indicado, el cementerio de San José, “aunque en su cancela de entrada aparezca como fecha engañosa 1857”(extraído del libro de Antonio Cruzado, Evolución Histórica de Los Palacios y Villafranca).
Cementerio de San José. 

BIBLIOGRAFÍA.

1.-Diario ABC de Sevilla publicado el 11 de septiembre de 1957.

2.-Evolución Histórica de Los Palacios y Villafranca. Antonio Cruzado González.

Tuna de Searus, fundada en 1977

         En la sección ¿Sabía que…?, publicada en el número UNO de la revista Searus, editada en la segunda quincena de diciembre de 1977, aparece la noticia de la creación de la tuna de la Asociación de Antiguos Alumnos, dirigida por el maestro D. Enrique Cabello.



Tuna de Searus, finales de los años 70. Foto cedida por Manuel Visglerio



De izquierda a derecha, en la foto, logramos reconocer a: Diego Bernal, Paco Márquez, Fco. José Barragán, Jesús Sánchez Elias, Manuel Caballero, el que está detrás no logramos recordar su nombre, Francisco José Cid, Casto Andrés, Manuel Visglerio, Ascensión Rosa (Sensi), Rafael Triguero, Paco Canales, Manuel Vicente Sánchez Elías, sentado Antonio Jiménez y Antonio Báez.



         La tuna de Searus estuvo durante unos años deleitándonos, por las calles de nuestro pueblo, con sus canciones estudiantiles y amorosas.
         Unos catorce asociados, no fijos, constituían la nómina de tunos de Searus. Debido a los horarios de ensayos, el trabajo, los estudios, etc. algunos miembros de la tuna se daban de baja, mientras otros tantos se incorporaban a la sección. No obstante, un grupo homogéneo y estable permaneció durante la época en que esta actividad mantuvo su funcionamiento.
           Entre sus integrantes recordamos a…Manuel Vicente Sánchez Elías, Jesús Sánchez Elías, Antonio Jiménez Roldán, Jesús Mayo, Manuel Visglerio, Felipe Moreno, Fernando García Rendón, Fco. José Cid Galván, Luis Verguizas, Antonio Báez Cortines, Casto Andrés, …y otros muchos que no alcanzan a recordar nuestros informadores.
        Se realizó un gran esfuerzo económico por parte de la asociación, tanto en el vestuario (capas) como en la adquisición de instrumentos musicales. Se compraron 14 capas con sus correspondientes cintas y becas en la tienda de Rafael Caro, dos bandurrias adquiridas en la casa Damas de Sevilla, dos banderas de Los Palacios y Villafranca, una de las cuales fue bordada con el nombre de SEARUS. La inversión pudo ascender a más de 80.000 pesetas, una cantidad elevada para finales de los años 70.
Imagen: Viernes alternativos.
Imagen: Sibelius.


                   Los ensayos se realizaban en el salón del antiguo comedor del colegio Juan José Baquero, cuna de la Asociación. Los tunos más avezados en el arte del pentagrama dedicaban horas y horas, transcribiendo canciones y realizando arreglos musicales. De esa manera se conseguía que el grupo, en sus salidas nocturnas, luciese y fuesen admiradas sus canciones, ropaje y movimientos acompasados de las  banderas y animadores...Un lujo de agrupación juvenil, según nos han comentado.

                   ¡Cómo mostraban los tunos de Searus sus cintas bordadas con el nombre de las asociadas y amores juveniles!

Imagen: Viernes alternativos.

            Poco a poco, sin motivos claros en apariencia, la tuna de la Asociación desapareció.

Historia de la empresa Los Amarillos, S.L (fundada en Villafranca y Los Palacios en 1927)

La empresa de transportes “Los Amarillos S.L” nace en el año 1927 fruto del acuerdo entre Manuel Canga Argüelles, de Los Palacios y Villafranca, y Francisco Sebastián Carvajal, de La Mata (Coria del río).

Los Cuatro Vientos, marzo de 1968. Foto: Manuel Martín Ortega

FUNDADORES DE LA EMPRESA.

Francisco Sebastián Carvajal nació y vivió en su niñez y juventud en la aldea de La Mata, a orillas del Guadalquivir. Su padre, Carlos Carvajal, trabajaba para la Junta de Obras del Puerto de Sevilla, siendo su cometido avisar de los barcos que surcaban el río en dirección a la capital. Finalizado el servicio militar, en el cuerpo de Ingenieros, trabajó también para la Junta de Obras del Puerto y allí le surgió la idea de dedicarse al transporte de pasajeros. Su padre y su hermano Joaquín, en 1923, le ayudan en la adquisición de su primer coche, un “Ford” modelo “T”. Con el mencionado vehículo comienza a realizar el servicio Coria del Río-Sevilla. Rodaba en aquellos años una media de 100 Km. diarios, realizando él las tareas de conductor y cobrador al mismo tiempo.

Ford modelo "T". 

Debido a que el número de personas que utilizaban el servicio prestado en la línea era escaso, pensó crear el servicio entre Dos Hermanas y Sevilla. Pero la Junta de Transporte de la época (1923) le obligó a comprar una licencia de coche de caballo de la ciudad de Sevilla para optar a la concesión de la mencionada línea. Francisco Sebastián Carvajal compró entonces la licencia de coche de caballo a un señor llamado AMARILLO de segundo apellido y de ahí proviene, por tanto, el nombre de la empresa de transporte de pasajeros.

Manuel Canga Argüelles Pérez fue alcalde de Villafranca y Los Palacios en el período comprendido entre el día 24 de marzo de 1930 y el 15 de abril de 1931, por nombramiento de una Real Orden. El 21 de marzo de 1930 en el diario ABC de Sevilla aparece publicado el referido nombramiento como alcalde de Los Palacios y Villafranca. Su cese acaeció luego de la celebración de “las elecciones el 12 de abril de 1931, en la que trajeron el triunfo a los defensores de la República como forma de gobierno”, siendo relevado por Juan Hidalgo González, el día 15 de abril de 1931, como ganador de las elecciones celebradas. Poseía en exclusiva la línea de transporte de pasajeros de Los Palacios y Villafranca-Sevilla y Los Palacios y Villafranca-Dos Hermanas. Según se comenta en la página web de la empresa en Málaga, “Los Amarillos nació en 1.930 en la localidad sevillana de Los Palacios y su principal actividad comenzó siendo el transporte a Dos Hermanas a las mujeres que trabajaban en los innumerables almacenes de aceitunas allí existentes”. Pero según los datos que hemos obtenido, la fecha de creación de la empresa no fue 1930, sino 1927.

Diario ABC, 21 de marzo, 1930

ORIGEN DE LA SOCIEDAD.

Francisco Sebastián conoció en 1927 a Manuel Canga Argüelles, con el que entabló una gran amistad. Manuel Canga Argüelles tenía la concesión en exclusiva de la línea de transporte Los Palacios y Villafranca-Sevilla. Pronto decidieron llegar a un acuerdo para fusionar sus empresas y formalizar la creación y el nacimiento de la sociedad “Los Amarillos, S.L”, en la que la familia Carvajal poseería las 2/3 partes de la empresa y el grupo Canga Argüelles 1/3 de la misma. Como anécdota y dato curioso podemos anotar que el primer autobús que tuvo la empresa en servicio, en 1927, fue un “Hispano Suiza”. 

Hispano Suiza. Primer autobús de la empresa, 1927. 


CRECIMIENTO Y EXPANSIÓN.

La empresa de transporte de viajeros Los Amarillos, S.L, fundada en 1927, que inició su andadura con las líneas Los Palacios y Villafranca-Sevilla y Dos Hermanas-Sevilla, fue adquiriendo con el paso de los años nuevas concesiones, por peticiones expresas de las autoridades gubernamentales o por la compra de las mismas a otras compañías de transporte.
En el periodo comprendido entre los años 1936-1939, la empresa Los Amarillos experimentó un importante crecimiento debido a la situación sociopolítica del país. En dicho periodo de nuestra historia existían líneas, carreteras y lugares tildados como peligrosos a la hora de realizar y circular por ellos. Los autocares de Los Amarillos realizaron dichos trayectos, con lo que su expansión se vio enormemente favorecida.

Prado de San Sebastián, años 40.

En 1951 se citan a los Herederos de Manuel Ganga Argüelles como representantes de la empresa de los Amarillos y depositarios de derecho de tanteo sobre la línea que se ponía a concurso “La Línea de la Concepción y Sevilla”. Se indica en el anuncio que aparece en el diario ABC de 6 de mayo de 1951 que son propietarios de las concesiones Ubrique-Sevilla, Los Palacios-Sevilla y Los Palacios-Lebrija, así como de la concesión Ronda-Sevilla, ésta a nombre de Los Amarillos S.L. Por lo tanto, deducimos que el palaciego Manuel Canga Argüelles Pérez que fue junto al señor Carvajal fundador de la compañía había fallecido con anterioridad a la referida fecha, aunque la sociedad continuaba creciendo de forma importante. Recordemos que Francisco Sebastián Carvajal falleció en 1953, dejando a la empresa surcando las carreteras de las provincias de Sevilla, Cádiz y Málaga. Posteriormente, en 1954, adquieren la línea Sanlúcar de Barrameda-Cádiz, alcanzándose una de los anhelos y sueños del cofundador de la empresa, entrar en la capital gaditana. 

Prado de San Sebastián, años 50-60.

En Dos Hermanas, 1951. Foto: Navas.

Armando Carlos Carvajal, nacido en 1934, hijo de Francisco Sebastián, se hace cargo de la empresa el 16 de junio de 1956 de forma provisional (por seis meses); no obstante, en 1970, después de catorce años dirigiendo los destinos de la compañía, seguía siendo su gerente y máximo responsable.

En los años 60 del siglo XX la empresa continuaba creciendo de forma significativa y muy rápidamente, al mismo ritmo que se producía el desarrollo experimentado en nuestros pueblos, ciudades y sociedad en general (boom turístico e industrial y éxodo rural). De esa manera, en marzo de 1965, en la Plaza de España de Sevilla se realiza un solemne acto de entrega de 10 autobuses Omnibus “Pegaso” tipo 5020 C.L, con capacidad de transportar a 67 pasajeros. La mencionada entrega fue la primera fase de un acuerdo de renovación, modernización y ampliación de la flota de vehículos, llevada a cabo por Los Amarillos y “Leyland Ibérica S.A”, que suministraría un total de 40 unidades de dicho modelo de autobús durante los meses siguientes, hasta completar la nueva flota.

Plaza de España de Sevilla, marzo de 1965
Plaza de España de Sevilla, marzo de 1965

En 1965 la compañía Los Amarillos, S.L contaba con una flota de 65 vehículos y 247 empleados, realizando líneas regulares en la provincia de Sevilla, Cádiz y Málaga. Cinco años más tarde, en 1970, el número de empleados ascendía a 330 y el número de autobuses a 100.
Los Cuatro Vientos ( Los Palacios y Villafranca), marzo de 1968

LOS AMARILLOS, S.L-GRUPO SAMAR.

En la actualidad Los Amarillos, S.L se integra en el Grupo SAMAR, que cuenta con un “equipo humano formado por 1.175 personas y dispone de una flota compuesta por 650 vehículos”. “Opera fundamentalmente en Madrid, Sevilla y Zaragoza”. El grupo Samar lo dirigen los dueños de todas las empresas que integran el grupo.
La relación de las empresas dedicadas al transporte de viajeros por carretera que componen el Grupo SAMAR es la siguiente: Autocares Samar S.A, Buenos Aires S.A, La Veloz S.A, Sealsa Interurbanos S.L.U, Auto Transportes del Centro S.A, Eugenio Cuervo y Torre S.A, Bean S.A, Hacienda Castillo de Alarcón, Samar Tourist Bus S.A; Los Amarillos S.L. y sus filiales, Amarillos del Sur S.L, Amarillos Tour S.A y Viajes Socialtur S.A.

Relación de empresas del Grupo SAMAR

Autocares Grupo Samar, no solo se dedica al transporte de viajeros, en esta empresa también se pueden alquilar vehículos de entre una amplia gama de marcas y modelos o alquilar minibuses y autobuses de hasta 80 plazas para realizar viajes discrecionales. También cuenta con una agencia de viajes, Socialtur, que gestiona viajes, planifica y organiza cualquier tipo de evento.

Flota de Volvo Irizar I4. Año 2012.


Nueva flota de vehículos de "Los Amarillos S.L".


M. Sánchez Martín-Asociación Cultural Searus, noviembre de 2014



Historia de la empresa Los Amarillos S.L (fundada en Villafranca y Los Palacios en 1927). Publicado en Issuu…



BIBLIOGRAFÍA.

1.-Los Amarillos, una empresa pionera en el transporte de viajeros. ABC, 6 de noviembre de 1970.

2.-Nombramiento de alcaldes y tenientes de alcaldes. ABC, 21 de marzo de 1930.

3.-El Cardenal Arzobispo bendijo ayer diez nuevos Omnibus “Pegaso”, adquiridos por por Los Amarillos, S.L. ABC, 18 de marzo de 1965.

4.-Jefatura de Obras Púbicas de Sevilla. Información Pública. ABC, 6 de mayo de 1951.

5.-Autobuses Los Amarillos, S.L. Costa del Sol.

6.-Autocares Grupo SAMAR. Empresas del Grupo.

7.-Archivo de autos.

8.- FOTOGRAFÍAS Y FORO DE AUTOBUSES - FOTOBUS Y FOROBUS

9.-Foto de Manuel Martín Ortega. Los Amarillos por los Cuatro Vientos, ante el cine Las Vegas, Marzo de 1968.

10.-Página publicitaria en Revista de Fiestas de Santiago y Santa Ana de Dos Hermanas de 1951.


El Banco de Jerez, fundado en 1844, en Los Palacios y Villafranca

El Banco de Jerez, fundado en 1844 y que en 1959 cambió su denominación por Banco de Andalucía, abrió en Los Palacios y Villafranca la primera sucursal de la entidad financiera en la provincia de Sevilla y una de las primeras que el referido bando tuvo fuera de su núcleo fundacional, Jerez.

Publicado en el diario ABC de Sevilla el 11 de septiembre de 1957

En la página nº 16 del diario ABC de Sevilla publicado el día 11 de septiembre de 1957 se publicita el banco de Jerez, haciéndose referencia a su Casa Central y a las sucursales de Rota y Los Palacios, aludiendo también a la existencia de corresponsales en todo el mundo.

Hasta los años 70 la sucursal del Banco de Andalucía de Los Palacios y Villafranca tuvo ubicadas sus oficinas en la Plaza de España, en el edificio que dese el año 1981 es propiedad de la Peña Bética de Los Palacios. La entidad bancaria vendió el referido edificio a la Peña y estableció la sucursal en la planta baja del nuevo edificio que se construyó en el solar de la antigua “polería” La Jijonenca. El referido inmueble, también en la Plaza de España, hace esquina con la calle “Sacristanes”, encontrándose justo frente a las primitivas oficinas del Banco. En la actualidad la sucursal pertenece al Banco Popular, entidad que absorbió y abocó a la desaparición al centenario Banco de Andalucía, heredero del Banco de Jerez.

Antigua Sede del Banco de Andalucía.
Peña Bética de Los Palacios. Foto: Diario ABC, 1992. 
Oficinas del Banco Popular,
 antiguo Banco  de Andalucía. Foto: 2014
Oficinas del Banco Popular,
antiguo Banco  de Andalucía. Foto: 2014
Peña Bética. Foto: 2014


FUNDACIÓN Y DENOMINACIONES.

El Banco de Jerez fue fundado en Jerez de la Frontera en 1844 y contaba con el número 4 de Registro de bancos y banqueros del Banco de España.

Desde que Luis Díez y Fernández de la Somera, nacido en Cádiz (1817-1856), fundara en Jerez de la Frontera en el año 1844 un negocio de banca denominado “la casa de banca Luis Díez Fernández de la Somera” (1844–1861), la institución financiera fue cambiando de denominación a lo largo de los años, aunque actuó de forma ininterrumpida hasta su definitiva absorción por el Banco Popular.
Los sucesivos nombres que a lo largo de los años la entidad bancaria tuvo fueron: “Caja Agrícola de Jerez Díez y Cía” (1861); “Díez, Vergara y Cía, S. en C” (1867); “Díez Vergara y Cía” (1893); “Banca Díez y Vergara, S. A” (1932); “Banco de Jerez S.A” (1946) y “Banco de Andalucía, S.A” (1959).
Por tanto, el Banco de Andalucía que operó sin interrupción durante 165 años bajo distintas denominaciones sociales, escribió el día 7 de agosto de 2009 la última página de su centenaria historia al materializarse la disolución de la entidad tras su fusión, por absorción, con el Banco Popular.


Logotipo del Banco de Andalucía hasta el año 2009

Calendario Fournier del Banco de Andalucía.
Año 1992. De todocolección.

EXPANSIÓN Y SESAPARICIÓN DEL BANCO.

Comenzó sus operaciones bancarias en Jerez de la Frontera (Cádiz), El Puerto de Santa María (Cádiz) y Cádiz, orientadas al negocio del vino. En el año 1956 acuerda un intercambio de participaciones accionariales con el Banco Popular. Al ampliar sus negocios a las provincias de Sevilla y Huelva, en el año 1959, cambia su denominación por Banco de Andalucía. En los años 60 aumenta significativamente su actividad de negocios gracias al desarrollo del Plan de Colonización del Bajo Guadalquivir y el Canal Sevilla-Bonanza. En 1987 el Banco de Andalucía pasó a ser banco filial de Banco Popular y finalmente el 7 de agosto de 2009 fue absorbido por su entidad matriz.

Escudo sobre la fachada de la Peña Bética de Los Palacios.
Anteriormente situado en la fachada donde estuvo situada la primera oficina
del Banco de Andalucía en Los Palacios y Villafranca.


BIBLIOGRAFÍA.

1.-Página nº 16, diario ABC de Sevilla, publicado el 11 de septiembre de 1957.

2.-Estatutos del Banco de Andalucía.

3.- Luis Díez Fernández de la Somera 1817 – 1865.

4.-“Hoy se disuelve el Banco de Andalucía….”. Diario ABC, 7-08-2009.

5.-“Banco Popular culmina la fisión…”: Diario el Mundo, 19-05-2009.

6.- Calendario Fournier del Banco de Andalucía. Año 1992. De todocolección



Papas guisadas con costillas en Los Palacios y Villafranca

“Papas guisadas con costillas”, en Los Palacios y Villafranca. En un perol echamos cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva hasta tapar el asiento del recipiente. Ponemos un diente de ajo pelado y una vez frito lo reservamos. A continuación hacemos un sofrito con unos dientes de ajo, un tomate maduro, un pimiento y una cebolla. Una vez "pochado" vertemos las costillas y un poco de sal, un chorreón de vino blanco, tomillo y unos granos de pimienta; movemos bien la carne y añadimos unas zanahorias en trozos, conjuntamente vamos añadiendo agua (caliente) poco a poco, que no corte la cocción, hasta que la carne de las costillas esté tierna. Finalmente vertemos un poco de azafrán o colorante alimentario y añadimos las "papas" partidas a trozos. Cubrimos todo con agua caliente y dejamos que se vayan cocinando. Cuando las "papas" están casi listas se hace el “majao” en un mortero con el ajo que freímos al principio, una cucharada de comino y un poco de sal. El “majao” se añade al guiso cuando esté casi tierno y movemos bien. Asociación Cultural Searus y Marga Kronos. Cocina tradicional de Los Palacios y Villafranca.

Foto: Marga Kronos




Ingredientes para el sofrito: Unos dientes de ajo, un tomate maduro, un pimiento y una cebolla.
Foto de Crazy for Cooking

Papas troceadas…

Foto: Las recetas de Lola





Uvas en aguardiente, de Los Palacios y Villafranca.

En Los Palacios y Villafranca las uvas en aguardiente fueron muy populares, hace años, en las fechas navideñas. Las uvas empleadas para ser conservadas en aguardiente eran cortadas junto a las últimas del lagar, usándose variedades de grano grueso, carnosos y con fuerte pellejo. Se tenía muy en cuenta que las uvas no hubiesen sufrido heladas ni se hubiesen mojado debido al agua de lluvia.

Foto: José Manuel Bernal Moguer


PROCEDIMIENTO.
El procedimiento que se realizaba para su preparación, aunque existen diferentes variaciones dependiendo de la zona de la geografía andaluza, es el siguiente:
Lavamos bien los racimos y los depositamos en una bandeja con papel absorbente, dándole varias vueltas, para que se sequen.
Con paciencia separamos los granos de uvas del racimo sin retirarles el rabito y desechando aquellas a las que se les haya desprendido, ya que de lo contrario las uvas tomarían un sabor muy fuerte y un elevado contenido en alcohol.
Bien lavadas, limpias, secas, con un pequeño cabito y eliminadas y desechadas las uvas que presentan imperfecciones o heridas, las introducimos en un bote de cristal que pueda ser cerrado herméticamente.
Agregamos aguardiente seco hasta que todas las uvas estén cubiertas y cerramos el tarro. Conservamos el recipiente bien cerrado en un lugar fresco y oscuro. Transcurridos cuatro meses nuestras uvas estan listas para ser degustadas.


FECHAS DE CONSUMO PREFERENTE.

En el pueblo, tradicionalmente, empezaban a ser consumidas los días de navidad y era costumbre que a los más pequeños de las casas se les obsequiara con una uvita, mientas los mayores se daban un atracón.
Al estar conservadas en aguardiente de alta graduación no había problemas de fechas de caducidad, aunque las uvas de varias temporadas tenían un sabor más fuerte. En la foto que nos ha cedido nuestro amigo José Manuel Bernal Moguer podemos observar unas uvas en aguardiente que tienen 8 años de preparación. Podemos considerarlas como uvas gran reserva y deben considerarse como una auténtica delicatesen.

Uvas "Gran Reserva", 8 años en aguardiente. Foto: J. Manuel Bernal Moguer
Uvas, 5 años de aguardiente. Foto: Salvador Rodríguez Amuedo


LICOR DE UVAS.
Además de saborear las uvas podemos disfrutar de un delicioso licor. El proceso es similar al realizado anteriormente, aunque incorporando como ingrediente adicional una cierta cantidad de azúcar rubia y canela en rama.
Para ello, agregaremos aguardiente en la misma cantidad en peso que las uvas utilizadas y azúcar rubia en un tercio del peso de las mismas. Removemos el aguardiente y el azúcar para que se disuelva ésta, acelerando de esa manera el proceso y posteriormente mezclamos la disolución resultante con las uvas y un trocito de canela en rama.
En un lugar fresco y oscuro guardamos el bote cerrado y debemos tener la constancia de ir removiéndolo diariamente. Lentamente, con el transcurso del tiempo, la mezcla de aguardiente, azúcar moreno, canela y las uvas darán como resultado un líquido de un sabor característico, al igual que las uvas. Pasado al menos cuatro meses, colaremos el licor resultante y las uvas del interior del frasco, obteniendo de esa manera el referido y exquisito licor de uvas que podremos degustar y disfrutar de su sabor.


BIBLIOGRAGÍA.
1.-Cómo hacer uvas en aguardiente.

2.-Uvas en aguardiente. Gastronomía andaluza. Consejería de Turismo y Comercio.