Francisco Cruz Zafra, 2º Premio -ex aequo- Searus-1981


FRANCISCO CRUZ ZAFRA


Nota Biográfica

          FRANCISCO CRUZ ZAFRA, natural de Baena (Córdoba) y residente en Sevilla desde el año 1953. Actualmente jubilado y con 71 años (2002) de edad. De inquietudes literarias, especialmente dedicado a la poesía y al teatro. Fundador en unión de otros compañeros del Teatro de Cámara y Ensayo “Lope de Rueda” de Sevilla en el que intervino como actor y director en muchas ocasiones. La primera aparición como poeta fue hace ya muchos años en un programa de índole nacional de Radio Madrid, dirigido por Boby Deglané, titulado “Manos blancas no ofenden” en el que ganó un primer premio con un soneto. Poseedor de varios premios, mas nunca se ha preocupado de publicar ningún libro.

Reseña biográfica tomada de la Antología 25 años de Poesía Searus, 2002



Obra: “VUELO INACABADO”
2º Premio-ex aequo-, IV Certamen de Poesía Searus, año 1981


          ANSIA DE SOLEDAD

YA  toda canción me sabe a muerte.
De luto se ha vestido mi esperanza,
soy viajero de singular mudanza
que por ningún camino puedo verte.

Tengo el alma curtida de sol fuerte
de tanto naufragar en esta andanza.
Mi vida es una triste adivinanza
perdida en los recodos de la suerte.

Lanza hacia mí tu viento sin arena
que me limpie los ojos, donde habita
un enjambre de nubes destructoras.

Soy un hombre vencido por la pena,
y nunca he de saber dónde es la cita
de tus alegres sombras protectoras.


          POEMA INTERIOR

¿QUÉ sensación de metas sin sentido
hay en mis sienes de infeliz progreso,
que domina mi sangre con el peso
de su doliente polizón herido?

¿Qué misteriosa cárcel ha nacido
dentro de mí? ¿De qué poder soy preso,
que un estigma se sombra llevo impreso
en mi voz, en mis ojos y en mi oído?

Esta legión de dudas me combate,
con fiero ardor de bestia acorralada,
sin más salida que el brutal abismo.

Y ya no puedo más con el embate
de este furioso mar. Voy como nada,
perdido entre los ecos de mí mismo.


                    RAÍZ

ESOS hombres marcados por la tierra
donde la espiga frágil se desgarra.
Hombres que van del surco a la besana
Por campiñas de fuego y por la sierra.

Fatigados talantes de una guerra
de cruda realidad, de voz lejana.
Selvática región de sangre y pana
Donde el camino del amor se cierra.

Pechos de pedernal. Rostros sombríos
de amarguras rugientes y de males
que esclavizan la fuerza de sus manos.

Como cauces sedientos de los ríos
en veranos de secos manantiales
están ahí. ¡Miradlos! ¡Son humanos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario