"Tarbinas" de bacalao en Los Palacios y Villafranca

“Tarbinas” de bacalao en Los Palacios y Villafranca. Ofrecemos una sencilla receta típica de tiempos de Cuaresma y Semana Santa. Podemos considerarlas como un estupendo aperitivo e incluso primer plato. Cuando en el pueblo proliferaban las “tascas” y bares donde se reunían nuestros mayores en busca del “tajo” (trabajo en el campo) para el día siguiente, era costumbre en estas fechas acompañar la “cigüeña” de mosto con una tapita de “tarbinas”. Asociación Cultural Searus y Marga Kronos. Cocina tradicional en Los Palacios y Villafranca.

Foto: Pepi Real.

INGREDIENTES:

Harina, bacalao, ajo, cebolla, hierbabuena, perejil, levadura, aceite de oliva y agua.

PROCEDIMIENTO:
Se pica ajo, cebollita, hierbabuena y perejil. Se añade bacalao desmenuzado, previamente desalado y escurrido. Agregamos harina, levadura, una pizca de colorante alimentario y agua templada. Batimos hasta que la masa quede espesita. Verteremos en un perol con aceite de oliva hirviendo, mediante una cuchara grande, porciones de la masa y las retiramos del aceite cuando se empiecen a dorar. Conforme las vamos retirando las depositamos en un plato o fuente.
Se suele acompañar con vino, cerveza e incluso hay quienes la comen junto con un vaso de café con leche. 



Foto: Casa Currela de Los Palacios y Villafranca.

DISCREPANCIAS EN LA ORTOGRAFÍA:
El término “Tarbinas” no aparece en el Diccionario de la lengua española (DRAE). Apareciendo, sin embargo, la palabra “talvinas”, aunque dicho término hace referencia a gachas que se hacen con leche de almendras.

Consideramos que nuestras ”tarbinas” son algo diferente, también denominadas buñuelos de bacalao, según el lugar de Andalucía. También podemos pensar y considerar que su ortografía, tal como la nombramos en el pueblo, se puede deber a la peculiar forma de nuestro lenguaje hablado, que influye en el escrito.

Según el DRAE, “talvina” (Del ár. hisp. attalbína, y este del ár. clás. talbīnah). Nuestro forma de habla (habla andaluza), puede haber alterado y modificado el vocablo original cambiando la “l” por la “r” (del ár. Clásico), para llegar a nombrar en el lenguaje oral y luego en el escrito tal como a día de hoy nos ha llegado la referida palabra, “tarbina”, que hace referencia al buñuelo de bacalao. No obstante, todo es una mera especulación por nuestra parte. También puede deberse a una deformación del lengua oral y por ende en falta de ortografía en el lenguaje escrito, heredándose e instituyéndose a lo largo del tiempo en nuestro pueblo y en muchos lugares de Andalucía…

DRAE. Diccionario de la lengua Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario