Botas colgantes en una calle, en Los Palacios y Villafranca.

Botas colgadas de los cables en la calle Juan Ramón Jiménez, en Los Palacios y Villafranca. Según parece es una moda que se ha ido extendiendo entre pandillas, grupos de amigos o “tribus urbanitas” en diferentes lugares del mundo y que ahora ha llegado al pueblo. Existen diferentes teorías sobre el significado o símbolo de la referida práctica. Sin duda, al menos, llama la atención…

Calle Juan Ramón Jiménez. Foto: A.C. Searus.

Aunque son varios los posibles lugares de origen de esta costumbre, la mayoría de fuentes coinciden en señalar que, esta moda de colgar en cables elevados de luz las botas, deportivas y zapatos de ese modo, se originó en los barrios marginales de las grandes ciudades de los Estados Unidos y es conocido con el nombre de “Shoe tossing” (zapatos colgantes).
Foto: A. C. Searus.

Las teorías que se barajan sobre la práctica de colgar los zapatos sobre los cables de la luz son:
1.-Señalar un lugar cercano donde se vende o comercia con drogas.
2.-Señalar un lugar donde hay una casa fácil de robar o que posee muchas cosas de valor.
3.-Marcar el territorio de algunos grupos o pandillas.
4.-mostrar, de forma artística, la rebeldía de los jóvenes.

5.-Simple travesura de algunos grupos de amigos.
Foto: A. C. Searus.

Llama la atención, sin duda, encontrase unas botas, deportes u otro tipo de calzado colgado en lo alto de los cables de la luz. La ejecución no parece que entrañe mucha dificultad, basta con atar los cordones y lanzarlos hacia arriba varias veces, hasta que queden enganchados. No obstante, nos extraña que aún la compañía ENDESA, distribuidora del suministro eléctrico, no se haya percatado del suceso. El peso de los zapatos, con el tiempo, podría llegar a deteriorar los cables del tendido eléctrico.


Calle Juan Ramón Jiménez. Foto: A. C. Searus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario