Capilla del Arcángel San Miguel, en la calle Real de Villafranca.

La casa situada en el nº 68 de la calle Real de Villafranca, de la familia Valera desde hace más de siglo y medio, emplazada en un lugar céntrico y neurálgico de la villa de Villafranca de la Marisma, como lo atestiguan construcciones presentes en ella a lo lardo de los siglos XVI al XIX (la Casa del Cabildo, la cárcel, un cuartel, un molino de aceite, etc.), fue escenario de lo que puedo haber sido la Capilla del Arcángel San Miguel, observándose aún, 200 años después, algunos rastros de la construcción religiosa. Posiblemente ahora desaparezcan (enero de 2017) para siempre...
Fachada Principal. Foto: Francisco Amador Moguer.
 Mayo de 2015

Hasta finales del siglo XVIII fue el emplazamiento que los vecinos denominaban la “casa del truco”, “del trueque” o de los tratos. Lugar donde los habitantes de Villafranca de la Marisma exponían, vendían e intercambiaban todo tipo de productos y frutos de la tierra. Aquel “mercado” llegó a ocupar un amplio solar cuya fachada daba a las actuales calles Real de Villafranca y Jesús del Gran Poder. El mercado cayó en desuso y fue abandonado a finales del siglo XVIII.


Años 60. Calle Real y al fondo a la derecha la Casa. Foto: Lemos


El amplio solar fue adquirido a la Hacienda Real por el acaudalado matrimonio formado por Miguel Muñiz de Guevara y Francisca Muñiz de Orellana, sin descendencia, vecinos de Villafranca de la Marisma, con la intención de cederlo mediante testamento, en 1797, a la Congregación de San Ambrosio de Morón de la Frontera para la creación de una Fundación que edificase, construyese y dirigiese los destinos de un hospital de beneficencia y una Cátedra de Gramática (centro de enseñanza de nivel superior) destinados a los vecinos de la localidad.


Anos 90. Foto: Antonio Cruzado González

Una de las cláusulas del testamento estipulaba que las obras debían estar finalizadas seis años después del fallecimiento de los esposos, quedando sin efecto la donación si no se cumplía; de igual manera se estipulaba que debía levantarse una Capilla dedicada al Arcángel San Miguel y que una vez finalizada sería lugar de culto a Nuestra Señora de los Remedios, para lo cual se trasladaría la Patrona de Villafranca desde la Capilla de San Sebastián. Las obras, dada la premura de tiempo, se comenzaron de forma inmediata.


Año 2014. Foto: A. C. Searus.

No obstante, las obras no llegaron a buen puerto al surgir un contratiempo inesperado. La única sobrina y ahijada del matrimonio, Micaela Muñiz, contrajo matrimonio ya entrada en años. La boda hizo variar y modificar el testamento a sus tíos en diciembre de 1803. Todo lo que se había firmado quedó automáticamente anulado, pasando los bienes, posesiones y lo relativo a la Fundación de la familia Muñiz a su sobrina y al marido de ésta.

La imprevista boda dio al traste con la Fundación Muñiz, hurtando al municipio de una infraestructura hospitalaria y otra educativa de nivel superior, impensables en aquella época para la población tanto de Villafranca de la Marisma como de la vecina Los Palacios, complementaria la segunda de ellas a la escuela de primeras letras creada por la Fundación Baquero en 1789 en el límite de las dos villa.

200 años desde la fallida Fundación y aún se conservan huellas de lo que pudo ser la capilla del Arcángel San Miguel, situada en el solar de “la casa del truco”. Así, en los patios de la casa de la familia Valera podemos observar los arcos de las hornacinas y altares y aunque no se conservan los dos últimos cuerpos de la construcción principal, si se aprecia el muro de carga del altar mayor de lo que pudo haber sido el lugar donde se ubicara la imagen de Nuestra Señora de Los Remedios.


Hornacina en el patio. Foto: Francisco Amador Moguer
Mayo de 2015

Muros de carga del altar principal, en el patio.
Foto: Francisco Amador Moguer. Mayo de 2015

 En el interior, en la primera planta de la vivienda se aprecian los huecos de algunas ventanas, manteniéndose algunas de ellas abiertas al exterior. Se observan en buen estado las vigas de carga originales, así como el recubrimiento de madera de los techos.


Ventana al exterior en la primera planta.
Foto: Francisco Amador Moguer. Mayo de 2015

Ventanita superior, al exterior,  primera planta.
Foto: Francisco Amador Moguer. Mayo de 2015
Vigas de madera originales. Mayo de 2015
Foto: Francisco Amador Moguer
Interior de la vivienda y parte de vigas.
Foto: Francisco Amador Moguer. Mayo de 2015


La fachada, alta, con techos a dos aguas y de tejas, se ha mantenido invariable a los largo de los últimos años como se puede apreciar en las fotos adjuntadas, realizadas desde los años 60. El portalón que da acceso a la casa está rematado con un arco de rejas del siglo XIX, apreciándose el año en el que fue forjado, 1880. 

Las obras que se han comenzado a realizar en el inmueble, enero de 2017, acabarán con las pocas huellas que rememoraban lo que el edificio fue y que aún permanecían presentes...

Foto realizada el 24 de enero de 2017. Searus
Foto realizada el 25 de enero de 2017. Searus
Foto realizada el 25 de enero de 2017. Searus
Foto realizada el 25 de enero de 2017. Searus







M. Sánchez Martín. Asociación Cultural Searus, abril de 2015.
Actualizado, enero de 2017





BIBLIOGRAGÍA.
1.-Anotaciones y fotos de Francisco Amador Moguer.

2.-Evolución Histórica de Los Palacios y Villafranca. Tomo II. Antonio Cruzado González. 2007.

3.-Callejero histórico de Los Palacios y Villafranca. Antonio Cruzado González. 1996

No hay comentarios:

Publicar un comentario