Restaurante El Pájaro, en Los Palacios y Villafranca


El Restaurante el Pájaro, situado en la margen derecha de la N-IV a la salida de Los Palacios y Villafranca, abrió sus puertas de la mano de Juan González Romero y su esposa Isabel Sánchez Mulero en Marzo de 1974 y las cerró el 20 de abril del año 2003, Domingo de Resurrección.

Vista desde lo alto de las instalaciones del Restaurante el Pájaro.
Foto cedida por Rosa María González Sánchez


El restaurante sirvió durante años de parada y descanso de camioneros que hacían la ruta de la N-IV, lugar de celebraciones de bodas, bautizos y comuniones de muchos vecinos del pueblo, etc. Rivalizó, sanamente, en los años 80 y 90 con la “Viña Sevillana” de Pedro Diéguez y “La Gran Ruta”. Con sana guasa había quienes decían que Pedro Diéguez había comprado una escopeta para poder espantar al pájaro…

Restaurante Venta  “La Viña”, Casa Pedro.
Año: 2017. Foto: A.C. Searus

Restaurante “La Gran Ruta”.
Año: 2017. Foto: A. C. Searus

Restaurante “El Pájaro”. Foto: Roque.
Publicada en la revista de Feria de Los Palacios y Villafranca,
año 1976, cedida a Searus por José Hidalgo Fernández.

Algunos amigos de Facebook  aún evocan el rico “tapeo” y “platos”, en general, que ofrecía el restaurante a sus clientes. En la publicidad que aparece en la revista de Feria del año 1976 se indicaba que la especialidad de la Casa era “Paella y Pájaro a la Cazuela”.

Publicidad de “El Pájaro”, publicada en la Revista de Feria de 1976

Barra del Restaurante. Foto de la Revista de Feria de Los Palacios y Vfca., 1976.
 Imagen Cedida por José Hidalgo Fernández.

Recordemos también los veladores y sillas de metal, color naranja, con publicidad de la bebida refrescante del momento (Mirinda) que poblaban la terraza y daban colorido al emplazamiento. Lugar donde se veían, los domingos y días festivos, numerosas familias acompañadas de sus pequeños, disfrutando del sitio, de la merienda y columpios, los únicos existentes en el pueblo. Los camareros con un poquitín de guasa e irónicamente solían preguntar a los padres de los pequeños que jugaban en los columpios aquello de…¿El niño ha Mirindao ya?. El paseo de la N-IV hasta el restaurante “El Pájaro” fue tan concurrido que llegó a denominarse, en el pueblo, “La Ruta de la Mirinda”.

Velador de hierro. Foto: Internet


La primera máquina automática de lavado de coches que se instaló en Los Palacios y Villafranca se encontraba en “El Pájaro”. Fue muy usada por los vecinos del pueblo, atraídos por la novedad y adelanto que suponía en la técnica del lavado de automóviles. Era  un auténtico show permanecer dentro del coche y ver caer los chorros de agua y estamparse los rulos sobre los cristales del vehículo, sobre todo cuando nunca antes se había experimentado dicha sensación…

Llavero con logotipo.
Foto de Joaquín Fernández

Una de las fuentes de ingresos, novedosas, que tuvo del restaurante fue propiciada por el enorme número de autobuses repletos de personas que se dirigían a El Palmar de Troya y paraban en “El Pájaro”. El Palmar fue un lugar, en aquellos años, muy visitado debido a las supuestas apariciones de la Virgen María en la finca de la Alcaparrosa y por el agua de un pozo, de la zona, que según se comentaba era milagrosa y curativa.


El Restaurante El Pájaro cerraría sus puertas el 20 de abril del año 2003, Domingo de Resurrección. Su último servicio, especial, fue ofrecido a la Hermandad de La Borriquita de Los Palacios y Villafranca.
Es costumbre en la Hermandad de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, San Juan de la Palma y Nuestra Señora de los Ángeles de Los Palacios y Villafranca desde su fundación, año 1974, ofrecer un almuerzo de confraternidad a las cuadrillas de costaleros y sus familiares. En el mencionado día, además de compartir mesa y mantel, se procede a bautizar a los nuevos costaleros y reconocer a los hermanos que celebran cinco, diez, quince o más años en las trabajaderas.

Salón comedor y de celebraciones.
Foto cedida por Rosa María González

Salón comedor y de celebraciones.
Foto cedida por Rosa María González


Se dio la circunstancia que en 2003 no se encontró restaurante donde poder realizar las actividades mencionadas. No obstante, José Fernández Hidalgo tuvo la feliz idea de proponer a los propietarios del Restaurante El Pájaro, vecinos y amigos personales de sus padres, la posibilidad de celebrar el almuerzo de convivencia de la Hermandad de La Borriquita en las instalaciones que iban a ser clausuradas, a lo que Isabel Sánchez  (viuda de Juan González) y sus hijos y yernos accedieron encantados a abriéndoles las puertas del local.
El último menú que se sirvió en el restaurante consistió en “Aliño, chacinas variadas, paella y sopa de tomate” y fue ofrecido a la Hermandad de La Borriquita de Los Palacios y Villafranca.

En la imagen observamos como José Hidalgo Fernández y Miguel Bernal Basco, Hermano Mayor de La Borriquita, se dirigen a los  presentes momentos previos a la comida convivencia.

Momentos antes de la comida convivencia.
20 de abril de 2013. Foto cedida por José Hidalgo Fernández


Cerrado el negocio, el mobiliario de mesas, sillas, armarios y utensilios de menaje de cocina, cubiertos, manteles, etc. fue vendido a vecinos de Los Palacios y Villafranca. Así ocurrió con Asunción Fenández Muñoz, madre de José Hidalgo Fernández, que adquirió seis sillas del comedor del restaurante al precio de nueve euros cada una y aún las conserva en el salón de su casa.

Silla del Restaurante “El Pájaro”.
Foto: José  Hidalgo Fernández


Ahora solo nos quedan los recuerdos del Restaurante El Pájaro y el solar donde se ubicó…

Solar situado a la salida del pueblo,margen derecha 
de la antigua N-IV dirección Sevilla. Foto: M. Sánchez Martín.


M. Sánchez Martín, febrero de 2017



BIBLIOGRAFÍA.

1.-Fotos y documentación: José Hidalgo Fernández.
2.-Fotos y documentación: Rosa María González Sánchez.
3.-Foto: Joaquín Fernández.
4.-Fotos: M. Sánchez Martín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario